En: Noticias de Seguridad Alimentaria0
etiqueta alimentaria queso rallado

La Organización de Consumidores y Usuarios (OCU) ha desarrollado la campaña #EtiquetasTrampa para informar a los consumidores de que podrían estar comprando productos alimenticios que no se corresponden con sus expectativas, debido a falsas denominaciones en el etiquetaje. Este hecho se debe al uso de adjetivos, imágenes, juegos de palabras u omisiones que inducen a confusiones intencionadas.

Ejemplos de Etiquetas Trampas

A continuación, mostramos ejemplos de etiquetas trampa:

  • Natural: Sólo el agua mineral envasada, procedente de manantial; los yogures, sin aromas y con fermentos lácteos; las conservas; y los aromas, de origen animal o vegetal, pueden ser “naturales”. Un caldo no puede ser natural. Tampoco casero.
  • Casero: El adjetivo incita a pensar que se ha elaborado con la una preparación similar a la realizada en el hogar, mientras que realmente se ha elaborado de modo “industrial”. Por lo que no cumple fielmente el significado de “casero”.
  • Marinado: Incita a pensar que el producto se ha elaborado de manera sofisticada, cuando realmente contiene agua añadida.
  • Producto cárnico: Informa de que el alimento además de carne puede contener agua, conservantes, aditivos y colorantes. No únicamente carne, como pueda hacer pensar la nomenclatura del etiquetado.
  • Jugoso: El fiambre jugoso requiere de más agua y menos carne, es decir, reducir su porcentaje de pureza. Por tanto, este adjetivo traslada una connotación positiva cuando realmente no la tiene.
  • El néctar no es zumo. El primero sólo contiene de un 25 a un 50% de frutas, más cantidades generosas de azúcar o edulcorantes artificiales.
  • Omisión de palabras: La omisión de palabras es intencionada e incita al usuario a asumir un mensaje no explícito que en muchas ocasiones no se corresponde con la realidad. El vídeo de abajo ejemplifica este tipo de etiquetas trampas.

El objetivo de este post es informar a los consumidores de las características reales de los productos adquiridos. Todos los productos del supermercado son aptos para ingerir, ya que han sido validados por Sanidad. No obstante, es posible encontrar alimentos de calidad muy dispar. El consumidor debe disponer de la suficiente información para poder decidir escoger de forma objetiva qué producto adquirir.

Los consultores de seguridad alimentaria de ACTUALIA, ofrecemos el servicio de asesoramiento a las empresas del sector con dificultades para llevar a cabo trámites burocráticos, inscripciones, consecución de referenciales, etc. Además, informamos de forma objetiva, cómo cumplir con la normativa vigente en ámbito de calidad alimentaria.

Ofrecemos cobertura en todo el ámbito nacional y realizamos el presupuesto de forma gratuita y sin compromiso para el interesado.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Captcha loading...