En: Servicios de Control de Plagas0
orugas urticantes de los pinos en procesión

El contacto de la procesionaria del pino y los perros puede ser mortal para la mascota. La procesionaria del pino son orugas venenosas (imagen) que descienden de los árboles desplazándose en fila, encabezadas por una hembra, para buscar un lugar donde enterrarse y empezar su metamorfosis hasta ser mariposas.

Siempre que las empresas de sanidad ambiental no realicen tratamientos preventivos contra la procesionaria en las pinedas surgirá la plaga, siendo peligrosa para la salud humana y sobre todo para la mascota, ya que no se puede controlar siempre qué olfatea.

El problema se inicia cuando el perro olfatea o lame la oruga venenosa. Entonces, la lengua y boca del animal se inflaman. También el esófago y estómago. Además, en ocasiones afecta a los ojos. El perro sufre insuficiencia respiratoria, por lo que en el peor de los casos fallecen. Si la mascota ingiere la oruga es habitual que la vomite.

 

¿Cómo saber si la procesionaria del pino y los perros han estado en contacto?

La mascota presentará síntomas como urticaria, hinchazón de los labios y lengua que adoptará un tono colorado o amoratado, aquí pueden aparecer ampollas y úlceras. El dolor provoca que el animal se frote el morro con las patas. También le molesta cuando su dueño intenta abrirle la boca para comprobar la causa del problema.

La gravedad del asunto cuando la procesionaria del pino y los perros entran en contacto depende del cuadro alérgico que presente el animal, así como el grado de contacto que hayan podido tener. En cualquier caso, habrá que actuar con rapidez porque el animal puede morir por asfixia o necesitar la amputación de partes de la lengua afectadas la necrosis.

 

¿Qué hacer cuando la procesionaria del pino y los perros han estado en contacto?

Cuando se detecta o se intuye que la procesionaria del pino y los perros han estado en contacto se debe acudir de inmediato al veterinario. Mientras, para paliar el malestar del animal, hay que lavarle la boca con agua templada y vinagre o limón, pues el calor destruye la toxina tóxica. Nunca se debe frotar la parte lesionada porque se agrava el problema.

Probablemente aquellos que dan largos paseos con la mascota por el campo se encuentren extremadamente preocupados de que la procesionaria del pino y los perros se toquen. Entonces, ser previsor puede salvar la vida del perro. Los veterinarios pueden recetar medicamentos para que los dueños de las mascotas lo administren en caso necesario.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Cargando Captcha...