En: Desinfección0
niño en agua de piscina correctamente desinfectada

¡Cómo agrada refrescarnos en la piscina durante los días de bochorno! Sin embargo, el placer conlleva un mantenimiento, por lo que se debe tener en cuenta el tratamiento del cloro para piscinas y la desinfección de la misma como cuestiones fundamentales.

Realizar el tratamiento del cloro para piscinas incorrecto puede traer consecuencias en la salubridad de las personas, puesto que un mal uso del mismo provocaría el agua contaminada por microorganismos patógenos o sustancias tóxicas. Por lo que, a largo plazo, una mala exposición al cloro puede generar problemas en las vías respiratorias (mucosa), irritación de ojos, picores o escozor.

Para evitar que esto ocurra hay que seguir un procedimiento adecuado en el cuidado del agua. Lo primero que hay que tener en cuenta es la profundidad y el volumen de la piscina dependiendo de la forma de la misma. Una vez obtenidas las medidas, hay que medir el valor del PH con un analizador. Después, habría que valorar el tipo y la cantidad de cloro para piscinas que queremos utilizar que servirá para regular el PH y mantener el agua limpia, clara y desinfectada.

El cloro líquidopara piscinas es el más utilizado, puesto que sirve para cualquier piscina. Este tipo de cloro para piscinas es capaz de regular el PH y actúa como nivelador del mismo en el caso de que esté alterado por algún actor externo. Por otro lado, a la hora de utilizar cloro sólido (pastillas) es vital centrarse en la suministración. Las pastillas se deben colocar en una bolsa especial que se sumerge en el agua y se descompondrá lentamente, por lo que su efecto será más duradero. Ambos tipos de químicos se encargan de acabar con los microorganismos (hongos, bacterias, gérmenes). La dosis de cloro para las piscinas debe estar entre 0,5 mg/l y 1,5 mg/l.

Además del cloro para piscinas, también es importante utilizar algún tipo de alguicida, ya que la aparición de algas en la piscina puede provocar que las superficies estén resbaladizas, suponiendo inestabilidad y aversión en los bañistas. Asimismo, evita que el agua adquiera una coloración verde y produzca malos olores. Por último, la floculación puede ayudar a que las partículas que enturbian el agua (algas, polvos, sales) aumenten de tamaño para que el filtro las capture, ayudando en su limpieza.

Se recomienda hacer el proceso de desinfección de la piscina al atardecer o por la noche. Y por supuesto, todos estos pasos deben seguirse siempre teniendo en cuenta las recomendaciones de dosificación y aplicaciónque lleva cada producto.

 

Alternativa a la manipulación del cloro para piscinas

La utilización del cloro para piscinas requiere una gran precaución. Se recomienda utilizar guantes y mascarillas, ya que, además de los problemas como la sequedad de piel, el abrasamiento de las vías respiratorias o problemas en los pulmones, el cloro para piscinas reacciona con el agua provocando un olor nauseabundo y bastante tóxico para la salud. También se recomienda utilizar ropa que sea de trabajo, puesto que las salpicaduras de cloro destiñen y dañan los tejidos.

Por otra parte, la electrólisis salina realiza un mantenimiento de piscinas autómata.Este sistema imparte cloro de forma constante a partir de la sal, lo que evitar que el propietario maneje el cloro para piscinas, y esto le ayuda a evitar la exposición a los riesgos del químico. ACTUALIA recomienda este tratamiento respetuoso con el medio ambiente como forma alternativa al cloro para la limpieza de piscinas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Cargando Captcha...