En: Desinfección0
niño muy congestionado

Los meses comprendidos entre junio y octubre son los más propicios a la aparición de legionella, debido a que las altas temperaturas producen una mayor concentración de la bacteria, para evitar brotes es necesario cumplir con la limpieza y mantenimiento estipulada por la legislación vigente.

En la provincia de Alicante, especialmente en el municipio de Alcoy, se ha sufrido un número considerable de contagios por legionella. El primer brote notificado se registró en 1999 afectando a 36 personas, y dio paso a una serie de episodios epidemiológicos continuados que se cobraron más de 300 afectados y algunos fallecimientos. El brote más virulento se data en el 2000 con 300 contagios.

El último de gravedad en esta localidad tuvo lugar entre junio y julio del 2010, generando 16 afectados.

Hace dos años (2012) en un hotel del municipio alicantino de Calpe hubo un brote que afectó a decenas de personas y causó la muerte de tres turistas. Fue un caso muy comentado, dada la gravedad de la situación. Éste es el caso más virulento en la provincia de Alicante que se ha contraído relativamente reciente.

Es lamentable que estas situaciones sigan repitiéndose cuando pueden evitarse fácilmente. Con un mantenimiento adecuado no deben originarse brotes de legionella, realizando acciones sobre los equipos que contempla la ley en el Real Decreto 865/2003, de 4 de julio.

Dejar de invertir en mantenimiento se traduce en sanciones económicas cuando los inspectores detectan la irregularidad; así como, generar el riesgo de enfermedad en los trabajadores, clientes y propietarios que habitan las edificaciones, pudiendo incluso provocar la muerte de algunos afectados, como ha venido sucediendo hasta el momento.

Aún son muchos los titulares de los equipos considerados como fuente de riesgo legionella que no están concienciados de la gravedad que puede provocar el descuido de su mantenimiento, por lo que únicamente el miedo a ser inspeccionados por Sanidad les hará cumplir la ley. Por ello, deberían incrementarse el número de inspecciones. No es agradable reconocer que, en ocasiones, únicamente las inspecciones provocan la movilización contra la legionella, pero es la actitud que se repite en la sociedad.

Cuáles son los síntomas de enfermedad por legionella

La legionelosis es una enfermedad bacteriana de origen ambiental que suele presentar dos formas clínicas diferenciadas: la infección pulmonar o «Enfermedad del Legionario», que se caracteriza por neumonía con fiebre alta, y la forma no neumónica, conocida como «Fiebre de Pontiac», que se manifiesta como un síndrome febril agudo y de pronóstico leve.

La enfermedad por legionela se origina por la contaminación un sistema de agua que favorezca el crecimiento del brote y que además tenga la capacidad de producir aerosoles que terminan inhalándose. Las torres de refrigeración, piscinas, spas, fuentes ornamentales o sistemas de riego por aspersión son instalaciones sensibles.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Cargando Captcha...