En: Desinfección0
bacteria legionella vista microscopio

La Covid-19 ha azotado a la población mundial, con especial intensidad, a los españoles. Los hospitales se han visto desbordados por enfermos de coronavirus y muchos de ellos han tenido el peor desenlace, precedido de fiebre, tos seca y dificultades respiratorias. La situación ha sido tan devastadora que la mayor parte de los esfuerzos hospitalarios giraban en torno al virus. En consecuencia, es muy probable que las infecciones de legionelosis, que se manifiestan con fiebre alta y neumonía, se hayan confundido con la sintomatología de la Covid-19.

Síntomas de la legionella: Fiebre, Escalofríos, Cefalea, Dolor muscular, Malestar general

Síntomas del coronavirus: Fiebre, Tos, Dificultad para respirar, Diarrea, Escalofríos, Dolor en las articulaciones, Fatiga, Náuseas, Vómitos

La tasa de enfermos por legionella en España sigue al alza desde 2013, según el Instituto de Salud Carlos III. El informe atisba que en 2018 se notificaron un 7% (1631) de casos más que el año anterior (1493) y un 57% en referencia a los datos del 2016. Otro dato concluyente es que la tasa de incidencias de la enfermedad en nuestro país está por encima de la media europea.

Los pacientes más afectados (80%) por legionelosis son los hombres de más de 50 años. Esta característica la comparte con los enfermos más acusados de SARS-CoV-2, por lo que la enfermedad del legionario puede haberse visto camuflada por el Coronavirus.

¿Dónde hay riesgo de brotes de legionelosis tras la pandemia?

La puesta en marcha de las instalaciones como gimnasios, spas, centros termales, centros deportivos privados y municipales, balnearios, entre otros, que no hayan realizado las tareas de mantenimiento oportunas después de permanecer cerradas por el Estado de Alarma, pueden generar un brote de legionella.

La legionella crece y se desarrolla en sistemas de agua artificial como puedan ser grifos, cabezales de ducha, torres de enfriamiento, tanques y calentadores de agua, bañeras de hidromasaje, etc. Esta bacteria en concreto se dispersa por pulverización y contagia a los humanos al alcanzar su organismo tras una inhalación.

¿Qué hacer en instalaciones de riesgo por legionella?

En los establecimientos con equipos sensibles por brotes de legionella, deben haberse realizado los mantenimientos higiénico-sanitario que exige la normativa; independientemente de si la organización ha estado ofreciendo servicio o no durante el periodo de confinamiento.

Las instalaciones que han seguido en funcionamiento, aunque muchas se han visto obligadas a retrasar las tareas de limpieza y desinfección programadas, deberían mantener en todo momento la temperatura en los grifos y duchas que indica la normativa vigente, realizar purgas con más frecuencia y optar por la vigilancia analítica. En casos extremos de mayor riesgo de infección y/o sin vigilancia analítica, se aconseja que la temperatura de los dispositivos alcancen los 55ºC en menos de un minuto tras su apertura.

dos depósitos de agua y riesgo de legionella

Por otro lado, aquellas organizaciones que estuvieron cerradas, así como sus acumuladores vacíos y apagados, han debido realizar una limpieza y desinfección en todo el circuito y analítica de verificación. Asimismo, aquellas que a pesar de estar cerradas al público han mantenido en funcionamiento los circuitos, deberían incrementar el número de purgas en los acumuladores y terminales, así como la vigilancia analítica.

Los expertos en Sanidad Ambiental de ACTUALIA realizamos el servicio de Desinfección de la bacteria Legionella en todo el ámbito nacional con garantía post-servicio. Pida presupuesto sin compromiso.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Cargando Captcha...