En: Desinfección0
Desinfección con ultravioleta en quirófano

En la situación de pandemia por Coronavirus, las noticias de actualidad y las soluciones tecnológicas se divulgan muy rápido y da la impresión de que cuando se ha encontrado una posible solución para desinfectar, llega otra que parece todavía más efectiva para luchar contra el ultra nombrado coronavirus SARS-CoV-2. Después del ozono como desinfectante ambiental casi milagroso y descubrir que solamente se puede utilizar en determinadas situaciones en las que no se incluye (de momento) la aplicación ambiental contra virus, sin información precisa de la concentración de uso, se empieza a escuchar la que suena como otra prometedora solución para realizar desinfecciones rápidas, cómodas, seguras y sin residuo que además, en algunos lugares, incluso apuntan a que puede ser realizada por el usuario doméstico sin mayor problema.

¿Qué es la radiación UV?

Se denomina radiación ultravioleta o radiación UV a la radiación electromagnética cuya longitud de onda está comprendida aproximadamente entre los 100 nm y los 400 nm.

Esta radiación llega a través del sol, y es la responsable, entre otras cosas, de la aparición de arrugas en la piel (UVA), o del bronceado de la piel (UVB) llegando incluso a provocar quemaduras. Además de la radiación ultravioletaUVA y la UVB, cuyas longitudes de onda llegan desde los 400 nm hasta los 280 nm. Pero todavía, hay otra radiación ultravioleta, la radiación C, que tiene una longitud de onda más corta, de entre 280 nm y 100 nm y tiene la capacidad de destruir el material genético de las células, cualidad que la hace perfecta para acabar con cualquier cosa que tenga material genético, en este caso, el virus.

Aquí entra el poder de desinfección de esta radiación. Si destruye el material genético, destruye al virus. Pero claro, no solo el virus posee genes. Todo ser vivo posee material genético en las células que lo componen, lo que hace que seamos igualmente sensibles a esta radiación igual que el virus. ¿Y por qué no nos afecta y nos destruye? La solución se encuentra a kilómetros de distancia de la superficie terrestre: la capa de ozono de la estratosfera.

A diferencia de la A y la B, la radiación UVC no llega a las capas superficiales de la tierra, ya que es retenida por este ozono, que curiosamente, siendo tóxico en el aire de la superficie, nos protege cuando se encuentra en la estratosfera.

¿Por qué la Desinfección con rayos UV no es recomendable contra Coronavirus?

La luz ultravioleta se vende como tecnología desinfectante porque generándola con determinadas lámparas y equipos, y de forma controlada, es una solución muy eficaz para desinfectar. Aun así, requiere de equipos que normalmente son bastante caros y no siempre llega a desinfectar todas las superficies. Así como se ha descubierto que es efectiva en superficies lisas, se encuentra con problemas en ciertas superficies rugosas, ya que cuando la luz encuentra una superficie rugosa puede llegar a generar una sombra que haga que la radiación no alcance ciertas zonas y por tanto, los virus o bacterias que puedan alojarse en estos resquicios, quedarían al resguardo de la radiación. Cabe recordar que con estas longitudes de onda, no se puede comparar con radiaciones ionizantes como los rayos X, por ejemplo capaces de atravesar ciertas superficies; cosa que por otra parte, también la hace más segura.

Como casi siempre, primero hay que limpiar, eliminar hasta la más mínima mota de polvo que pueda hacer sombra, y después desinfectar en ausencia de personas.

Con estas condiciones, es un método de desinfección física que debe utilizarse por personal especializado y con equipos profesionales con las medidas de seguridad adecuadas. Nunca debe utilizarse sin conocer exactamente qué se está manejando. Por tanto, no es una solución viable para que el usuario final pueda utilizarlo de forma doméstica en su casa o en su establecimiento sin ningún control.

Actualmente, se está estudiando la posibilidad de usar una luz UV-C que no afecte a nuestras células (menos potente) para desinfectar las superficies, pero su efectividad aún está en fase de investigación.

El Departamento de Tecnología de ACTUALIA es conocedor de la tecnología ultravioleta ya que viene utilizándola para el tratamiento de agua en actividades industriales (desinfección física en el sector farmaceútico), aguas de recreo (equipos UV para aguas de piscina) y tratamiento contra la bacteria legionella en sistemas de refrigeración.

Como conocedores de la tecnología UV consideramos que no es suficiente y debe complementarse con otros sistemas de desinfección. Para ello, consideramos imprescindible realizar un análisis de riesgos mediante un diagnóstico de situación previo a la desinfección.

De momento, lo más sensato sigue siendo confiar en los profesionales y utilizar medios que hayan demostrado efectividad, seguridad y que estén aprobados por los organismos nacionales y europeos para su utilización con los productos virucidas autorizados hasta la fecha.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Cargando Captcha...