En: Desinfección0
laboratorio analiza la presencia de brotes de legionella

En 1976 se produce el brote que dio a conocer Legionella pneumophila. El proceso neumónico tuvo lugar en el hotel Bellevue-Stratford de Filadelfia (EE.UU.) mientras se desarrollaba una conferencia que concentró a 5.000d ex-combatientes legionarios. En cuestión de días fallecieron dos soldados por neumonía y a medida que avanzaban los días muchos compañeros iban sumándose a este sufrimiento, contrayendo fiebre alta y dolores de cabeza y musculares.

Puesto que los primeros afectados fueron legionarios, la dolencia empezó a popularizarse como “enfermedad del legionerio”. Finalmente, se contabilizaron un total de 34 muertes y 221 afectados por contagio de la bacteria legionella.

El país estaba en alerta y los ciudadanos temían contraer la enfermedad de legionella. La presión social llevo al Centro americano de Control de Enfermedades a estudiar la causa para buscar una solución que frenara los contagios. La investigación observó que algunos soldados contraían el malestar, pero otros no lo hacían. Interesaba encontrar el motivo, por lo que se empezó a interrogar a los legionarios hospedados en todos los hoteles. Hubieron varias hipótesis relacionadas con la desinfección como enfermedades transmitidas por aves o supergorrea, por las prostitutas que rondaban el hotel durante la convención. Todas se refutaron.

Al poco tiempo se infectaron personas ajenas a la convención que regentaban la proximidad del hotel. Todos los pacientes eran mayores de 50 años, fumadores y con dificultades respiratorias. Fue por ello que el personal joven del hotel no se vio afectado. También concluyeron que el foco del brote era el hotel, posiblemente por transmisión aérea, desestimando alimentos o agua.

Mc Dade, uno de los investigadores, dio con la clave en el laboratorio, donde las cobayas contrajeron la bacteria. En el 1978 se bautizó la enfermedad como “Legionella Pneumophila” como honor a los pacientes que vieron afectados su pulmón (pneumophila: «amante del pulmón»). La investigación se concluyó diagnosticando las bacterias en las torres de refrigeración de la azotea del hotel, zona donde se hospedaban los soldados.

 

El primer de brote de fiebre de Pontiac fue en 1968

A pesar de que fue en la conferencia de La Legión Americana cuando se registraron las primeras muertes por legionelosis, en 1968 ya se había producido un brote de fiebre de Pontiac, es decir, enfermedad más leve que no llega a contraer neumonías. Esto sucedió en u edificio de Michigan, en detalle el Oakland County Health Departament de Pontiac . Afectó al 95% de la plantilla de trabajo, pero la dolencia fue paliándose sin mayor peligro.

Actualmente, la sociedad es consciente del peligro que acarrea el contagio de la bacteria legionella, es por ello que el Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad, obligan a realizar tratamientos preventivos en los focos potencialmente peligrosos. Son empresas especializadas en sanidad ambiental como ACTUALIA quienes deben desarrollar la labor y, consecuentemente, expedir un certificado confirmándolo que deberá entregarse a los inspectores, en caso de reclamarlo. No cumplir con la legislación, además de implicar un peligro público, supone sanciones económicas que pueden ascender hasta los 600.000 euros.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Cargando Captcha...