En: Desinfección0

España es el quinto país europeo que más litros de agua embotellada consume, por detrás de Italia, Alemania, Bélgica y Portugal, a pesar de disponer de una potabilidad del 99,3%, según el informe del Sinac (Sistema de Información de Aguas de Consumo), avalado por el Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad.

El agua del grifo de España cumple con los parámetros fijados con la legislación en materia de agua potable. Por ello, la OCU aboga por el consumo de agua del grifo por ser económica, de calidad y no generar residuos plásticos, lo cual favorece al medio ambiente.

Sin embargo, un hecho tan básico como abrir el grifo y beber el agua que dispensa es un acto relativamente reciente. Fue a partir de inicios del siglo XX cuando se potenció la cloración del agua y, por consiguiente, se redujeron las dolencias, aunque desde los años antes de Cristo ya se realizaban métodos de la purificación del agua.

Entre los 4.000 y 2.000 a.C se hervía el agua, se filtraba o se ponía al sol para aclararla y eliminar el ingrato sabor. La población aún no era consciente de que el agua contaminada es un medio principal de transporte de enfermedades, pero tenían la necesidad de purificarla. Civilizaciones posteriores repetían la misma necesidad. En el Antiguo Egipto incluso ponían en práctica la sedimentación, dejando reposar el agua para que las impurezas se depositaran en el fondo.

Posteriormente, se descubrió la relación entre el agua y determinadas enfermedades. A partir de ese momento, se potencia la preocupación y las cuestiones acera de cómo desinfectar el agua para hacerla apta para consumo humano libre de microorganismos nocivos, hasta nuestros días. La mejora sustancial surgió con el proceso de cloración del agua, durante los inicios del siglo pasado y finales del anterior.

Hay constancia de que en la ciudad estadounidense de Jersey City, en el contado de Hudson, estado de Nueva Jersey, en 1908 se desinfectara con cloro. El hecho se extendió al resto de ciudades del norte del país y en 1918 ya eran más de 1.000 ciudades las que basaban la desinfección en el uso del cloro.

La potabilidad y el consumo de agua potable en España

La ebullición de agua ha sido el método más utilizado para la limpieza y desinfección del agua durante siglos. Si bien es cierto, que la sedimentación y la filtración han sido hitos importantes para conseguir agua idónea para el consumo, libre de enfermedades como la fiebre tifoidea, cólera o disentería, entre otras.

El agua potable es aquella que no supone riesgo para la salud. Los países desarrollados lo consideramos un bien básico y accesible, sin llegar a valorar este tesoro. Sin embargo, no todos los países corren la misma suerte.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) establece las bases de referencia para considerar que el agua es apta para el consumo, aunque cada país tenga su legislación propia. En España es el Ministerio de Sanidad quien reseña la normativa aplicable, siendo el Real Decreto 140/2003, basado en la Directiva europea 98/83/CE.

ACTUALIA experta en tratamientos de agua potable

prohibido beber agua que no es potable

En ACTUALIA somos expertos en técnicas para potabilizar el agua, y con ello, de sistemas de desinfección de agua potable y otros ambientes. Aplicamos tratamientos adaptados a las necesidades del cliente. Es decir, tenemos experiencia y conocimiento acerca de cómo potabilizar el agua en entornos variados y siempre conseguimos la satisfacción del cliente, al cual le ofrecemos nuestra garantía post-servicio.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Cargando Captcha...