En: Desinfección0
limpiando con bayeta y productos-quimicos

Los trabajadores del sector de la limpieza y desinfección están expuestos a productos químicos que pueden mermar su salud, sobre todo relacionados con el sistema respiratorio, siendo los síntomas silbidos, falta de aire, tos o presión en el pecho. La polución, los agentes químicos en suspensión y otros factores que inciden en el deterioro de la calidad del aire, son causantes de gran parte de cuadros de asma en la sociedad industrializada.

Consecuencia de ello, en España dos de cada diez asmáticos han desarrollado la enfermedad en su lugar de trabajo, según la Sociedad Española de Neumología y Cirugía Torácica (SEPAR).

Los trabajadores de limpieza en cocinas, hospitales y escuelas son los más afectados por asma, debido a la inhalación continuada, aunque baja de partículas nocivas. Los productos más peligrosos del sector para la salud humana son espráis desengrasantes, lejía, detergentes, blanqueadores, ceras, y limpiadores de alfombras.

SEPAR recomienda adoptar productos menos nocivos y medidas preventivas tan sencillas como mascarillas. Los trabajadores no están bien informados acerca del riesgo que conlleva la manipulación de químicos, a pesar de que la Ley 31/1995, de Prevención de Riesgos Laborales en los artículos 17º y 18º, hace referencia a la obligación de informar y formar a los trabajadores sobre los posibles riesgos que desempeña su labor diaria. También exige su conocimiento de las medidas de prevención.

Estudio de la salud de limpiadoras en hospital

El Centro de Investigación del Hospital de la Universidad de Montreal, Canadá, realizó un estudio a 21 limpiadoras de Barcelona durante un periodo de dos semanas, supervisado por David Vizcaya. Toda la muestra había sufrido el pasado año síntomas asmáticos, ocho de ellas presentaban la enfermedad crónica desde hacía más tiempo.

El estudio apunta como causa de los problemas respiratorias a la manipulación e inhalación diaria de productos químicos. Los agentes químicos afectan tanto a las vías respiratorias superiores como inferiores. De hecho, diecisiete trabajadoras investigadas presentaron síntomas de congestión nasal, estornudos y carraspea (vías respiratorias superiores) y dieciocho tenían dolor en el tórax, tos, silibancia, por lo que afecta al tracto respiratorio inferior. Evidentemente, algunas de las limpiadoras tenía afectadas las totalidad del sistema respiratorio.

Además de lo expuesto, en función de la desinfección de la zona en que trabajen los operarios hacen uso de productos más o menos tóxicos, afectándoles de forma desigual. Por ejemplo, la limpieza de laboratorios debe ser muy exhaustiva, por lo que los trabajadores están expuestos a mayores sustancias químicas. En otros sectores tan diferentes, como la limpieza en granjas, también ocurre la misma casuística, debido al alto índice de suciedad con el que han de lidiar.

Esta problemática de salud no sólo se registra entre los limpiadores, otros sectores que manipulan químicos también se ven altamente afectados, por lo que se exigen medidas preventivas. Además, los productos químicos también afecta a la calidad del agua. Un estudio del U.S. Geological Survey afirmó que en el 2002 casi un 70% de los riachuelos estadounidenses contenían derivados del detergente y un 66% desinfectantes.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Cargando Captcha...