Lavar el pollo y los huevos aumenta el riesgo de intoxicación

peligro de lavar la cáscara de huevo

La seguridad alimentaria cada vez está más presente en los hábitos diarios. La obsesión por la desinfección y limpieza de los alimentos antes de ingerirlos es cada vez más repetida, sobre todo con la fruta y la verdura. Sin embargo, no se divulga con tanto ahínco el peligro que conlleva el lavado de determinados alimentos antes de cocinarlos.

Sí, así es. El pollo y los huevos NO deben lavarse bajo ninguna circunstancia, contradiciendo al grueso de advertencias. Su lavado portaría un incremento de la propagación de bacterias patógenas y mayor riesgo de contaminación, por lo que la calidad alimentaria no sería óptima. En el año 2014 la FSC británica, Agencia de Salud Británica, demostró que lavar el pollo puede trasmitir bacterias contaminantes, sobre todo la campylobacter, a las manos, utensilios de cocina o a la ropa a través de las salpicaduras de agua. Desde que los británicos alertaron del peligro, las empresas de seguridad alimentaria, como ACTUALIA, difunden el mensaje para evitar que profesionales de la hostelería o los cocinillas de la casa caiga en el error.

La campylobacter es junto a la salmonella las bacterias que más casos de intoxicación generan en el mundo. En Gran Bretaña el pollo contaminado es causa de cuatro de cada cinco contaminaciones por campylobacter. La transmisión de la bacteria a los humanos causa vómitos y diarreas. Los consumidores finales tampoco deben lavar los huevos. De hecho, en la fase del procesado ya se higienizaron, por lo que no es necesario hacerlo de nuevo. Limpiar los huevos en casa incrementa el riesgo de contaminación cruzada, sobre todo si la cáscara tiene alguna imperfección que permita la entrada de agua, con ello la inserción de microorganismos. Utilizar la cáscara para separar la clara y la yema es otro error. Mediante esa metodología persiste el peligro de que las bacterias invadan el alimento que ingerimos.

No lavar los vegetales, hortalizas y frutas envasadas

Además de todo lo comentado, tampoco es necesario lavar los vegetales, hortalizas y frutas envasadas de venta en los grandes almacenes porque ya se han sometido a un estricto proceso de higienización. Limpiarlos, al igual que los huevos, supondría incrementar la posibilidad de contaminación cruzada. Independientemente de la exposición de los alimentos que no conviene limpiar, recordar que sí se debe lavar, como ya se ha comentado, la fruta y verdura que no ha sido tratada. ACTUALIA recomienda enjuagar las piezas enteras, así se evita la entrada de patógenos al interior. Además, tener las manos limpias es imprescindible cuando se va a manipular alimentos. En el caso de estar cocinando carne y verdura, para evitar insalubridad en los alimentos, hay que lavarse las manos después de tocar la carne, sobre todo cuando seguidamente se manosea la verdura.

Compartir

Pide una cita sin compromiso

Nuestros agentes se pondrán en contacto contigo y resolverán tus dudas sin ningún compromiso.

O llámanos al 671 093 446 / 900 649 140

Déjanos tu teléfono

Contactaremos contigo en un plazo máximo de 24 HORAS.

Contacta con nosotros

Deje sus datos. Contactaremos contigo en un plazo máximo de 24 HORAS.