En: Noticias de Seguridad Alimentaria0
agricultor en tractor aplica fertilizantes a su cosecha

El aumento de esperanza de vida, bienestar y calidad de la misma ha supuesto un aumento del porcentaje de habitantes del 550 desde el siglo XIX, con previsiones a sumar dos o tres millones más para el 2050. Este incremento de la población mundial exige una producción exponencial de alimentos básicos, con el fin de abastecer al aumento de ciudadanos. En el caso de las frutas y verduras se debería incrementar la producción agrícola . Sin embargo, la mayor parte de superficies de cultivo son recursos limitados, por lo que hay que dirigir los esfuerzos a generar tierras más productivas.

La aplicación de fertilizantes en tierras dedicadas al cultivo de alimentos es una alternativa válida, pues genera un incremento de la rentabilidad de la tierra. Éstos, utilizados de forma racional aportan un extra al rendimiento del suelo, minimizando la erosión, acelerando la cubierta vegetal y protegiéndolo de los agentes climáticos. Y es que, los fertilizantes en alimentos u otro tipo de plantas están formados por sustancias químicas que proporcionan artificialmente nutrientes a la naturaleza

El Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente exige el registro de productos fertilizantes usados tanto en alimentos, como en el resto de plantas destinadas a cualquier uso . Según el Real Decreto 506/2013 que regula los aspectos de la fabricación y comercialización deabonos en España,  aquellos orgánicos, orgánico-minerales y enmiendas orgánicas sólo podrán ser comercializados si previamente han sido inscritos en el Registro de Productos Fertilizantes, favoreciendo la seguridad alimentaria.

Una vez inscrito, los usuarios tendrás acceso al registro y conocer los fertilizantes en la siembra de alimentos , por ejemplo. El sujeto recibe información de:

  • Datos generales del fertilizante
  • Materias primas utilizadas en la fabricación
  • Forma de presentación y modo de empleo
  • Presencia de microorganismos
  • Contenido en nutrientes
  • Metales pesados
  • Otras características

Los expertos, además de conocer los beneficios del uso de fertilizantes en alimentos a corto plazo, como el incremento del rendimiento; también son conscientes  de las consecuencia negativas que trae un mal uso a largo plazo. El Real Decreto 506/2013 tiene la función de garantizar un uso benévolo de los fertilizantes en alimentos.

Los profesionales de ACTUALIA, especialistas en consultoría medioambiental y de seguridad alimentaria, asesoran la tramitación de todo lo relacionado con los fertilizantes en alimentos, contemplando e indicando cómo cumplir las normativas que aplican a cada cliente, previniendo los sistemas de control y régimen sancionador que recae a los titulares que incumplan los reglamentos.

Consecuencias del uso de fertilizantes en alimentos

Los fertilizante que se introduce en el abono donde residen los alimentos incrementan el rendimiento de la producción, y por ende, el beneficio de los agricultores. Sin embargo, su exceso puede provocar, según científicos,  detrimentos en la salud de los consumidores y el medio. El uso indiscriminado de fertilizantes en alimentos origina nitrógeno que afecta a la atmósfera y calidad del agua.

Es decir, por una parte, emite gases que favorecen el calentamiento global y problemas respiratorios en la sociedad. Por otro lado, el agua concentra nitratos, los cuales generan unas algas que destacan por consumir gran cantidad de oxígeno, hasta el punto de afectar el desarrollo del resto de fauna.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Cargando Captcha...