En: Servicios de Control de Plagas0
los castaños afectado por plaga de avispilla

El mes de junio ha sido clave para evitar la propagación de la avispilla, según los investigadores de la Universidad de Extremadura (UEX). Es preciso revisar los castaños que brotan por primera vez en las provincias de Cáceres y Badajoz,  bien sean con función ornamental o productiva.

Estos tipos de plagas son considerados especie invasora que llegó desde Asia a Italia para expandirse por el resto de Europa hace una década. Viajó en la importación de material vegetal y supo adaptarse al nuevo hábitat, copando los nuevos castaños.

La avispilla ya se había localizado en España en provincias de Málaga y Cataluña. Ahora también se extiende por Extremadura, donde se plantean tomar medidas preventivas de control de plagas porque puede provocar graves consecuencias económicas, según la experiencia tenida en otros países europeos donde la plaga ha devastado los castaños.

La prevención está desencadenada por la Administración Pública, productores y cooperativas quienes realizan campañas informativas y tratamientos de control. La prevención es la mejor técnica de minimizar la avispilla, según los científicos y profesionales del sector. Investigadores de la Escuela de Ingeniería Forestal y del Medio Natural del Centro Universitario de Plasencia, exponen que todavía no hay avispillas adultos, por lo que es el primer año de la plaga en la Comunidad, por lo que se está a tiempo de frenar la expansión. Están en una fase crítica para el desarrollo de la plaga.

Los profesionales recomiendan revisar los castaños que brotan por primera vez en busca de la plaga de la avispilla, y en el caso de localizarla, emprender medidas adecuadas. No es preciso vigilar la totalidad de castaños, pero los más pequeños sí merecen especial atención.

 

Síntoma de infestación del castaño por plaga de avispilla

Los síntomas del árbol enfermo son la presencia de una bola carnosa pequeña de color rojo o verde, llamada agalla en la hoja o en el brote. Cuando se localice se debe cortar la rama para evitar que la larva alcance el estado adulto y llegue a otras ramas. Acto seguido se debe comunicar a las autoridades de sanidad vegetal competentes o a la cooperativa local para que se haga seguimiento.

El  insecto adulto alcanza un tamaño similar al de una semilla de tomate de pequeñas dimensiones, que vuela desde finales de junio a agosto con el objetivo de realizar la puesta de huevos.

Es de vital importancia focalizar los esfuerzos en esta etapa de invasión de la plaga en Extremadura, puesto que se ha detectado a tiempo y aún es posible frenar su expansión. De no ser así, puede causar grandes desastres, tal y como ha ocurrido en otras zonas de países europeos, donde el control es más complicado.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Cargando Captcha...