En: Servicios de Control de Plagas0
importancia del control de roedor

El cuento del Ratoncito Pérez se remonta al año1894. Todo comenzó cuando al Jesuita Luís Coloma se le encarga escribir un cuento para Alfonso XIII, que por aquel entonces contaba con 8 años y recientemente había perdido un diente.

El cuento narraba la historia de un ratón pequeño con sombrero de paja, lentes de oro, zapatos de lienzo y una cartera roja colocada a la espalda, que vivía en una caja de galletas junto con su familia, en el número ocho de la calle Arenal de Madrid, a menos de cien metros del Palacio Real.

El pequeño roedor se escapaba frecuentemente de su domicilio y, a través de las cañerías de la ciudad, para visitar las habitaciones del pequeño rey Bubi I (apodo con que la Reina María Cristina llamaba a su hijo Alfonso) y las de otros niños más pobres que habían perdido algún diente.

Homenaje a El Ratoncito Pérez en Madrid

La leyenda ha contribuido a la ilusión de los más pequeños. Por ello, el Ayuntamiento de Madrid rindió un homenaje a este personaje instalando una placa conmemorativa en la calle del Arenal, número 8, de Madrid, la casa del Ratoncito Pérez.  Aún en el presente, los niños le envían aquí su carta para que el dicho personaje no olvide recoger los dientes.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Cargando Captcha...