En: Desinfección0
primera ordenanza de empedrado y limpieza de Madrid

Disponemos de alumbrado público, recogida de basura diaria, conductos para la evacuación de agua y otras medidas urbanas que facilitan la salubridad de las ciudades. Sin embargo, no siempre hemos tenido estos privilegios.

La primera gran ordenanza de limpieza en Madrid data del 14 de mayo de 1761, por decisión de Carlos III-llegaba desde las Indias después de haber reinado Nápoles-, y motivada por el estado deplorable e insalubre de la ciudad. A pesar de la mejora que supuso, el servicio de limpieza público no fue bien recibido por la población de la Villa, que rondaba los 150.000, los cuales impregnaban la localidad con olores putrefactos, basura y lodos.

Además de la limpieza de calles y la recogida de basura que sería trasladada fuera del casco urbano, se realizó el empedrado en la parte delantera y lateral de las casas, conventos y parroquias que dieran a la vía pública. Asimismo, se obligó a los propietarios de inmuebles a instalar canalones y conductos para evacuar el agua de las cocinas y mayores; también a encender un farol en las escaleras. Otra medida fue la creación de la policía urbana para mantener el orden público.

Fernán Núñez, biógrafo oficial del rey, califica a la capital hasta 1760 como una “pocilga”, repleta de lodos, basuras y excrementos. De hecho, los cerdos paseaban libremente por la ciudad, no había prácticamente iluminación nocturna, propiciando los bandidos y ladrones.

La primera gran ordenanza de limpieza en Madrid puede leerse de forma gratuita en la biblioteca digital de la Comunidad de Madrid.

 

Ahora la desinfección y limpieza urbana es imprescindible

Actualmente, la desinfección y limpieza urbana es considerada como una medida imprescindible para mantener la salubridad de las urbes, evitando infecciones o enfermedades causadas por bacterias y plagas, entre otros. Los ceses temporales de la actividad por huelga u otras circunstancias siempre ponen en alerta y recuerdan la importancia de la actividad de las empresas de limpieza y sanidad ambiental, que eliminan las plagas domésticas. Por otra parte, las desinfecciones más especializadas como la limpieza de laboratorio, la de hospitales e incluso la limpieza de granjas, son imprescindibles para conseguir una correcta salubridad del ciudadano.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Cargando Captcha...