En: Noticias de Seguridad Alimentaria0
avispa posándose en la fruta

El aumento de las temperaturas lleva asociado un incremento de la población de plagas domésticas en la cocina, como cucarachas, hormigas o moscas, con el consiguiente riesgo de infección de los alimentos. Las plagas en la cocina pueden ser transmisoras de enfermedades porque contaminan los alimentos que consumimos o manipulamos.

En verano se debe intensificar la limpieza en el hogar, sobre todo en la cocina, para conseguir unas condiciones de limpieza óptimas y asegurar la seguridad alimentaria.

Consejos para protegernos de las plagas en la cocina

Hay que evitar deficiencias estructurales que impidan la correcta limpieza del lugar o que sirvan como refugio para las plagas en la cocina.

La suciedad, desperdicios y humedad son factores que atraen a los insectos. Por ello, hay que evitar goteo en grifos, agua estancada, basura a la intemperie o restos de comida en el hogar.

La lucha contra las plagas en las cocinas debe tener en cuenta algunos puntos básicos:

  • Para evitar que entren, antes de almacenar los alimentos, debe comprobarse si hay alguna plaga.
  • Mantener puertas y ventanas cerradas.
  • Limpiar de forma rápida cualquier líquido que derrame.
  • Mantener las zonas donde se almacenan alimentos limpias y sin humedad.
  • Reparar grifos que goteen o estén obstruidos.
  • Guardar la comida en recipientes herméticos.
  • Consumir antes los productos que lleven más tiempo en la despensa.
  • Depositar la basura en contenedores que tengan tapadera y vaciarlos de forma periódica.
  • Mantener los animales domésticos fuera de las zonas de preparación de alimentos.

 

Fuente: Consumer

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Cargando Captcha...