En: Servicios de Control de Plagas0
técnica de inyección para prevenir procesionaria del pino

Vacunar a los árboles contra las plagas es la alternativa ecológica a la fumigación indiscriminada de jardines. Consiste en una inyección de insecticida o de una sustancia fitosanitaria en el tronco, desde donde el sistema vascular del árbol diseminará el producto hasta alcanzar las zonas enfermas.

Juan Barbado, ingeniero agrónomo asegura que la técnica tiene una efectividad cercana al 95%, siempre que se aplique en un momento oportuno. El sistema supone un cambio en el sector fitosanitario porque mitiga las fumigaciones químicas dañinas para el medioambiente y para la salubridad de las personas que están alrededor. De hecho, se reduce el uso de productos de control de plagas en un 66% por cada ejemplar donde se aplica, suponiendo, a la vez el ahorro de más del 90% de agua.

Otro beneficio destacado es el incremento de la durabilidad del producto.

Este método de vacunación se está aplicando sobre todo a las palmeras, para frenar el picudo rojo; a los almos con plagas de galerucas y a los pinos afectados por la procesionaria. En el último caso, se inyecta el producto fitosanitario contra la procesionaria en el tronco de los árboles, el cual se distribuirá homogéneamente por los vasos hasta llegar a las acículas -hojas- de los pinos. Posteriormente, las orugas que se alimentan de ellas quedarán infestadas y morirán. ACTUALIA aplica el uso de estos novedosos sistemas contra la procesionaria mediante la inyección directa en el tronco.

Inicios del antiplagas por inyección al tronco del árbol

El método de inyección al tronco fue diseñado por la Universidad de Córdoba (UCO) y puesto en marcha en la misma ciudad, quien fue la pionera en probar el tratamiento gracias a la contrata del Ayuntamiento en el 2009. En primera instancia, se aplicó a naranjos y magnolios de distintos barrios de la urbe, como por ejemplo el Centro y Cañero.

Desde las primeras aplicaciones los resultados fueron satisfactorios y sobre todo ayudaron a salvaguardar la normativa europea, que entró en vigor en 2011, la cual hace hincapié en evitar utilicen sustancias tóxicas en los parques habitados.

A partir de este momento, el proyecto ha ido ganando adeptos, llegándose a utilizar incluso para inyectar nutrientes al árbol urbano, ya que al no residir en su hábitat natural puede presentar situaciones de estrés, que pueden ser calmadas aportando sustancias aditivas.

Las innovaciones son continuas en el sector de control de plagas y nosotros como profesionales del sector estamos a la vanguardia. Es preciso conocer y testar los nuevos métodos para ofrecer a los clientes la solución más acertada a sus problemas particulares.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Cargando Captcha...